Daniel Arias: Un músico venezolano que triunfa en Alemania con su chelo mientras baila zumba

Porque todo se trata de un viaje” Jorge Díaz de “4 Ruedas y un Morral” entrevista a Daniel Arias, quien fuera el primer chelo de la Orquesta Teresa Carreño y a los 29 años ya logró que una de las mejores agencias de representación, Aljosla, lo firmara como unos de sus artistas

Daniel recorrió de niño todo el país de festival en festival de música venezolana junto con su hermana Ámbar Arias, hoy cantante de ópera, y su padre Daniel Arias, profesor de matemáticas, física y músico en sus ratos libres.

Llegaron a ganar innumerables concursos de música llanera, hasta que no los aceptaron más, ya que alegraban los organizadores de los eventos “que no dejaban nada para nadie”.

Así Daniel se enamoró de la música en general, hasta que un día en Los Teques, en el núcleo del sistema de Orquesta del Estado Miranda, escuchó a un músico profesional tocar el Chelo.

Desde ese día se enamoró y nació la pasión por el instrumento llegando a los 13 años hacer el primer chelo de la Orquesta Infantil. Repitió la hazaña a los 16 años, gracias al maestro José Antonio Abreu, quien lo escuchó en un concierto en Los Teques y lo invito a venirse a Caracas, a profundizar en sus estudios musicales.

Daniel, es un joven alegre y conversador. Fue uno de los protagonistas del documental “Tocar y Luchar” del cineasta Alberto Arvelo. Vive hoy en Hamburgo, Alemania, pero antes hizo vida en París, Francia, donde le tocó ganarse la vida como bailarín de Zumba.

Eso fue gracias a una amiga, “La negra”, quien le enseñó una manera digna y divertida de ganarse la vida, hasta que pudo irse a Alemania donde está por terminar un Doctorado en Música, en la Universidad de Música y Teatro de Hamburgo.

La historia de Daniel, nos enseña el valor de la resiliencia, la disciplina y no perder la meta que nos proponemos. Su padre Daniel Arias, profesor de matemáticas y física, le enseño amar el país, y a disfrutar de las matemáticas, ellas no son solo para contabilizar dinero.

Que todo músico requiere de saber contar compases, para interpretar a los grandes clásicos de la música universal. Su madre, Janet Arrieta, profesora de pre escolar, con su ejemplo y amor a la familia es muy importante, para alcanzar los retos.  Daniel me enseño que se puede tocar el chelo como Dios, pero se puede mover el cuerpo, al ritmo de la zumba y ser feliz.

Disfruten de la entrevista.

Comentarios

Puede hacer sus comentarios aquí abajo