El Ángel de la Guarda. ¡ Feliz Viaje a Todos !

El Ángel de la Guarda ¡ Feliz Viaje a Todos !

images

Mi madre Isabel cumple dos años de fallecida, y pienso en las personas que no pueden viajar por falta de dinero a reunirse con sus seres queridos, por  falta de tiempo o por una gran lejanía que les impide llegar hasta sus seres amados.

Los terminales se abarrotan de miles de personas que pelean por un asiento… yo sé lo que es estar en una estación, por ejemplo del terminal de Guarenas y tener la suerte y sobre todo la energía para no desanimarse durante las horas que debes estar en él para comprar un boleto.

search

A mi madre, Isabel, le encantaba viajar y siempre lo hicimos en autobús, menos cómodos que los de ahora, pero igual llenos de la alegría de ir  a visitar a los familiares, ir al campo y sobre todo la alegría con que nos recibían. Siempre llegábamos de madrugada y yo me sentía como un héroe, adolorido por el trajín del viaje y el frío  amainado por la toalla, y las cálidos senos de mi vieja, que  servían de apoyo a mi cabeza y a mis chicharrones, mientras ella me susurraba algún cuento que no recuerdo, pero que surtía su efecto: dormirme…

2015-03-29 10.40.53

Recuerdo un viaje que hice desesperado por la culpa  y el remordimiento de no haberla ido a visitar a Ciudad Bolívar. Llegué al terminal de Guarenas de noche, desesperado por conseguir cupo en algún autobús, fue horrible hablé, traté de convencer, de sobornar y nada  resultó. Frustrado, me quedé paralizado en una esquina, observé a toda esa gente que al igual que yo buscaba lo mismo: un boleto. Me entregué, tal como suena, recordé que mi mamá una gran luchadora, mejor cocinera e ingeniosa costurera, tenia la costumbre cuando todo se le ponía cuesta arriba de “entregarse”, ella decía, “al río de la vida que te conecta al universo y allí”, seguía diciendo, “…todo es posible”…Y me quedé dormido, sin darme cuenta en algún asiento de la estación. Entregado.

“Jorge, ese es tu nombre, disculpa que te despierte, me sobra un boleto, a mi compañera de pasantía rural no le da tiempo para llegar desde Caracas, así que si no te molesta la compañía y que me pagues el boleto, tenemos que montarnos ya en el autobús que va saliendo dentro de poco…”,  al abrir mis ojos estaba esta bella mujer que tenia dos boletos para Ciudad Bolívar….  Guadalupe es su nombre, Caraqueña, recién graduada de médico,  me había visto batallar , rogar , sobornar por un boleto  de autobús y dice que le llamé la atención, porque de repente vio que toda mi energía se paralizo, me contó que me quedé tranquilo, viendo lejanamente a todos al rato me senté y me quedé dormido profundamente, que no tenía morral ni bolso, sólo una botella de agua ,(es mi costumbre viajar casi con nada y lo mínimo puede ser que lleve un pequeño morral ), y ella que no quería regresar a Caracas y viendo que yo estaba dormido profundamente, pensó que no la iba a molestar mientras esperaba a su compañera de viaje que para suerte mía, no apareció. Pues así fue…tuve un bello ángel de la guarda que protegió mi sueño y me permitió lo más preciado: ir a visitar a mi madre Isabel de Gamboa, una india de Borbón que sabía hablar inglés y contarme cuentos maravillosos cuando navegábamos en curiara por el Orinoco.

Feliz viaje a todos y que sus ángeles de las guarda los protejan en la travesía de esta Semana santa y más allá..

Jorge Diaz  

29-3-2015

 

Comentarios

Puede hacer sus comentarios aquí abajo