El Taiwán de Martin Scorsese.El director neoyorquino ha filmado su última película, ‘Silence’, en la isla de Formosa, nuevo ‘hub’ cinematográfico en Asia

1435838728_036469_1435839044_noticia_normal

Silence (Silencio), basada en la novela homónima del escritor tokiota Shusaku Endo, cuenta las vicisitudes a las que deben enfrentarse dos misioneros jesuitas, interpretados por Andrew Garfield y Adam Driver, en el Japón del siglo XVII. El proyecto ha estado en la cabeza de Martin Scorsese durante más de dos décadas. Todo comenzó a finales de los años ochenta, cuando el obispo de Nueva York, Paul Moore, envió el libro de Endo al director de Taxi Driver. Scorsese quedó fascinado por la “compleja simplicidad” del texto y decidió, casi de inmediato, adaptar la novela al cine. Tras más de 25 años en el vagón de cola de los proyectos del estadounidense, hoy Silence es ya una realidad –está en fase de posproducción– y llegará a los cines a finales de este año o principios de 2016.

Uno de los escenarios del rodaje de la película 'Silence', dirigida por Martin Scorsese, en Hualian (Taiwán). /GETTY IMAGES

Emma Tillinger, del equipo de producción, pasó parte de los dos años y medio anteriores al rodaje recorriendo la isla de Taiwán en busca de localizaciones para la película. Una de las elegidas es Jiufen, un pequeño pueblo montañoso en Nueva Taipeique atrae cada año a miles de turistas. No es la primera vez que esta zona se ve involucrada en el mundo del celuloide: el cineasta local Hou Hsiao-Hsien puso la localidad en el mapa tras filmar en sus laberínticas callejuelas su obra maestra, Ciudad Doliente (1989), y posteriormente Hayao Miyazaki se inspiró en la arquitectura y los detalles de este pueblo para una de sus cintas más famosas, El Viaje de Chihiro (2001). Jiufen mantiene muchas de las reminiscencias del periodo colonial japonés en Formosa, entre 1895 y 1945, una de las razones por las que Scorsese la eligió para su película, ambientada en el Japón del siglo XVII.

Excursionistas en el parque nacional de Shei-Pa, en Taiwán. / DON FUCHS

El cineasta taiwanés Ang Lee tiene mucha culpa del desembarco de Scorsese y todo su equipo en la antigua Formosa. Él mismo recomendó la isla al director neoyorquino, quien quedó impresionado con los escenarios de la oscarizada La Vida de Pi, que Lee rodó en su país natal.

El parque nacional de Yangmingshan es otro de los emplazamientos en los que ha filmado el equipo deSilence. Como Jiufen, Yangmingshan conserva muchos vestigios de los años en los que Taiwán estaba controlada por los japoneses. Además, se pueden encontrar en el parque muchas especies vegetales generalmente asociadas al imaginario japonés, como los cerezos.

El director de cine Martin Scorsese, el actor Andrew Garfield y la productora Emma Koskoff en la presentación de la película 'Silence' en Taipei, el pasado mes de mayo. / GETTY IMAGES

“La comida, la gente […], la isla en sí misma, los paisajes, creo que nunca he visto nada parecido.” Así de entusiasta se mostraba Martin Scorsese después de los seis meses que ha pasado en Taiwán rodandoSilence. En su lista de localizaciones para el filme, el director de Casinotambién incluyó la zona central del país, en concreto el área que atraviesael condado de Taichung; una región montañosa, apenas habitada, que alberga tesoros naturales como la montaña de los ocho inmortales o parte del parque nacional de Shei-Pa.

“Es, sinceramente, uno de los lugares más hermosos e increíbles que haya visto jamás. Y lo he visto todo. He estado por todos los rincones de este país, varias veces”, comentó Emma Tillinger durante una rueda de prensa al final del rodaje de Silence. Uno de esos lugares de los que quedó prendada la responsable de localizaciones es el condado de Hualien, en la costa este. Esta parte de la excolonia japonesa es famosa por albergar dos de las carreteras más elogiadas por los aficionados a la bicicleta de todo el planeta: la vías 9 y 11. El paisaje costero de la región dejó un buen sabor de boca a Andrew Garfield, uno de los protagonistas de la película. “La playa en Hualien es  impresionante”, comentó el actor estadounidense tras el rodaje, que elogió además las playas de Kenting, al sur, donde pasó cuatro días surfeando durante un descanso en el periodo de filmación.

A pesar de las buenas impresiones de todo el equipo de Silence, el rodaje de la película no fue sencillo. En enero, uno de los trabajadores locales falleció y dos resultaron heridos tras derrumbarse uno de los andamios del set que estaban montándose para el filme. Poco después, en el mes de marzo, el actor japonés-coreano Daisuke Ryu era despedido de la producción tras atacar a un agente de inmigración taiwanés a su llegada al aeropuerto, según la agencia de noticias CNA.

Costa del condado de Hualien, al este de Taiwán. /DANIEL GARCÍA

El Yang-Tsé en llamas (1966), de Robert Wise, fue la primera superproducción americana que se rodó en la isla, cuando el general chino Chiang Kai-chek controlaba la región con mano de hierro. El protagonista del filme, Steve McQueen (1930-1980), no tuvo una buena experiencia de aquel rodaje, y llegó a declarar. “Todo lo que hice mal alguna vez, lo pagué en Taiwán.”

La estabilidad democrática de las últimas décadas, los ricos parajes naturales y una pujante economía han hecho que varios cineastas se decanten por el país presidido por Ma Ying-jeou para sus proyectos, convirtiendo Formosa en un nuevo hub cinematográficoen Asia. A finales de 2013, por ejemplo, Scarlett Johansson y Luc Besson se dejaban ver por las calles de Taipei durante la grabación de Lucy (2014). Besson escogió la capital taiwanesa por ser "muy fotogénica". En una escena de la película, la actriz norteamericana mata a un taxista taiwanés incapaz de hablar en inglés. Los taxistas de la ciudad respondieron con humor a dicha escena 

Comentarios

Puede hacer sus comentarios aquí abajo