Rodrigo Díaz: Quiero mostrarle a la gente que seguimos trabajando en Venezuela

Es animador, camarógrafo, editor, guionista y locutor del programa 4 Ruedas y un Morral, recientemente premiado,  junto con su padre Jorge Díaz, en el Port Blair International Film y finalista en los premios Gona Film Awards. Aunque con su padre y mentor, el productor y realizador Jorge Díaz, ha viajado nacional e internacionalmente, reitera: “Venezuela es mi país, donde nací y el que más amo”

Rodrigo Díaz es un joven venezolano de 19 años que ha estado inmerso en el mundo de las producciones audiovisuales -delante y detrás de cámara- desde muy pequeño, y siempre de la mano de su padre: el productor y realizador Jorge Díaz, quien también ha sido su mentor.

“Siempre se aprende algo nuevo”, declara. Cree firmemente que “uno no debería irse a dormir sin aprender algo nuevo cada día’’, y aclara que aunque la frase no es de él propiamente, es una manera de pensar que ha implementado como filosofía de vida.

Asegura que se siente muy afortunado de estar inmerso en un mundo tan creativo y de haber tenido la oportunidad de conocer a personas especialistas en el medio como editores, fotógrafos, guionistas, directores y cineastas, entre otros, que en mayor o en menor medida han sido capaces de enseñarle.

Al convertirse en animador del programa turístico 4 Ruedas y un Morral, cuya premisa es mostrar los lugares más atractivos de Venezuela y del mundo, ha podido recorrer junto a su padre numerosos lugares de Venezuela y el mundo.

-Has viajado desde niño, nacional e internacionalmente. ¿Cómo fue tener todas esas experiencias desde temprana edad?

-Al comenzar desde muy pequeño veía todo como un juego, el viajar nacional o
internacionalmente era como si fuera a salir de mi casa al parque con mi padre, pero
íbamos viajando y grabando y siempre se me hizo muy amena esa experiencia.

-¿Cuál es el lugar de Venezuela que más te ha cautivado?

-Canaima. Viajé cuando tenía 7 años y en ese momento me pareció una majestuosidad y todavía es algo maravilloso. Visitar Canaima es algo inigualable, las montañas, los pemones, sus maravillas naturales. Es un lugar que recomiendo mucho y el que pueda tener la oportunidad de visitarlo debería hacerlo.

-¿Cómo fue interactuar con la cultura indígena de Canaima?

-Fue muy interesante porque nos dimos cuenta de que son personas sumamente inteligentes; al tener tanta conexión con el extranjero conocen muchos idiomas que terminan aprendiendo de los turistas. Conocer cómo viven, como cazan, todo eso es muy interesante.

-¿Cuántos países has visitado?

-Puerto Rico, Argentina, Estados Unidos que es tan amplio y pude ir a varios lugares como Miami, Boston, Nueva York, Orlando, Houston. Luego fui a España, México, Panamá y Curazao.

-¿De todos estos países alguno te ha parecido más atractivo que Venezuela?

-Cada país tiene su propio atractivo, no hay que ponerse a comparar. Venezuela es mi país, donde nací y el que más amo, la gente muy cariñosa y trabajadora, además de comidas espectaculares y tiene todos los biomas del mundo. Eso me parece simplemente impresionante.

-¿Qué simbolizan para ti todos estos años que llevas en el mundo audiovisual?

-He logrado tener experiencia desde muy pequeño, he aprendido de muchos profesionales. Han sido tantas personas que desde niño uno absorbe todas las cosas que va viendo. Me parece que tengo una ventaja porque he vivido en esto desde siempre, sobre todo en Melón Frito Film, la casa productora en la que he trabajado toda mi vida y que fue creada por mi padre.

-Tienes 19 años, un mundo de posibilidades y un grado de experiencia considerable. Con todo esto, ¿por qué no te has ido de Venezuela?

-Tengo oportunidad de irme a otros países; sin embargo, a mí me encanta Venezuela. Podría irme, pero cuando lo haga será de una manera organizada, como para aprender algo o iniciar un proyecto más adelante, pero no para vivir porque a mí me gusta estar en Venezuela y también quiero finalizar mis estudios de comunicación social. Además, creo que el hecho de que tantas personas se hayan ido del país representa nuevas oportunidades para los que aún seguimos aquí y eso hay que aprovecharlo.

-¿Qué pretendes con tu trabajo?

-Mostrarle a la gente que seguimos aquí, que seguimos trabajando; que 4 Ruedas y un Morral no es un programa vacío, es una serie de turismo en la que mostramos lo mejor del país. Seguimos haciendo lo mejor posible con la mayor calidad. Ahorita estamos realizando un documental de la Sociedad Anticancerosa de Venezuela que tiene 72 años trabajando en la lucha contra el cáncer y lo estamos realizando de la mano del presidente de la organización, el doctor Cono Gumina. También trabajamos en el documental Daniel Suarez: El Chamán, en el que contamos la historia de este escultor venezolano. También tenemos el documental Wilkommen Señor Humbolt, un proyecto en el cual mostramos el recorrido de Alejandro Von Humbolt y de Aimé Bondpland cuando llegaron a Venezuela y exploraron Latinoamérica.

-¿Crees que lograrás dejar huella en el mundo audiovisual?

-Todo el mundo quiere dejar huella en este mundo. Me encantaría poder dejar huella en el futuro, aunque siento que ya lo estamos logrando con todos los proyectos que realizamos y los que estamos haciendo ahora. Además hemos ganado un premio en La India, el Port Blair International Film Festival por 4 Ruedas y un Morral, por el programa que hicimos en Las Palmas de Gran Canaria en España, y también quedamos de finalistas en los premios Gona Film Awards en Londres.

-¿Qué visualizas cuando piensas en grande?

-Cada trabajo o cada experiencia tienen obstáculos, y mientras más obstáculos tengan más interesante se hace la experiencia porque terminas aprendiendo a lo largo de la vida, ya que no son cosas que solo las haces en la vida laboral sino que también las puedes aplicar en tu vida diaria como el orden y la disciplina

-¿Cómo haces para aprender algo nuevo cada día?

-Es que siempre aprendemos algo, así sea la más mínima cosa en todos los ámbitos de la vida. Estoy agradecido de tener esa oportunidad de poder aprender con mi padre todos los días. Además a mí me encanta la lectura, también me gustan la literatura científica referente al espacio y los proyectos que se están haciendo en la actualidad y la historia.

-¿Qué aconsejas a los jóvenes de tu edad que al igual que tú quieren seguir produciendo y trabajando en Venezuela?

-Bueno, dar un consejo a mi edad es muy difícil, puedo decir lo que yo he hecho: Que se informen, que estudien y que tengan esa curiosidad. Hay muchas formas de poder aprender, demasiadas herramientas que hoy en día tenemos y que si las aprovechamos podemos aprender cualquier oficio. Básicamente tenemos un mundo en la palma de la mano y hay que aprovecharlo. Esto también me lo digo a mi mismo: aun cuando me quedo pegado viendo series de Netflix o alguna serie de animé, me recuerdo a mí mismo que siempre hay oportunidades esperando, siempre habrá algo por ahí en lo que puedas trabajar mientras sigamos creyendo que es así.

Texto: Taned Parra/Especial para Contrapunto

Comentarios

Puede hacer sus comentarios aquí abajo